El Proceso de Volver

Después de 1 año y 9 meses fuera de Chile, llego el momento de volver. Todo un proceso, en esta parte de la historia muy lindo, lleno de tranquilidad, preciso para integrar experiencias y apropiarse cada vez mas de cada uno de los sentidos del viaje.

Antes de comenzar el viaje, un amigo me conto una historia que fue mas o menos así. Me conto que cuando llegaron los europeos a África, utilizaron a una tribu de allá para que los guiara y transportara sus cosas en la exploración de esa parte del mundo. Estos africanos caminaban mucho y muy rápido, días, 4 o 5 seguidos, pero de repente llegaban a un lugar y se paraban, no avanzaban por 2 o 3 días, no había forma de que se movieran. Estos ciclos se movimiento y quedarse en un lugar se iban alternando, sin que los extranjeros pudieran entenderlo o encontrar una explicación. Pasado el tiempo cuando ya pudieron comunicarse más, los originarios les contaron que ellos cuando se movilizan, creen que su cuerpo se mueve más rápido que su alma, es por esto que cuando paraban, lo hacían esperando que ella llegue hasta su punto actual.

Mi amigo después de contarme la historia me aconsejo que viajara y que aprendiera a sentirme con respecto al movimiento, que si quería quedarme por más tiempo en un lugar, lo hiciera, y que cuando quisiera, siguiera hasta otro destino, palabras que agradecí mucho durante todo el viaje.

Al volver a Chile, uno de mis países (Uruguay también es mío), esta historia sigue dándome mucho sentido, recordar que me llevo 1 año y 3 meses en llegar a Venezuela y solo me demore 8 horas en volver hasta el sur, con todos los cambios que eso implica, el cantito de la gente, el frio, la vestimenta, comer manjar Colun de nuevo, que te regaloneen tus papas, ver amigos antiguos, etc, etc, etc. sencillamente es una vuelta muy rápida.

Un ejemplo de toda esta adaptación es como dicen mi nombre en los diferentes países, en Uruguay, Argentina y Venezuela era Yoel, de hecho, en el ultimo país que estuve yo decía me llamo Joel y nadie me entendía, otras veces, decía me llamo Joel, y ellos respondían ah! Yoel mucho gusto. Por lo que me tuve que adaptar y de repente ya me presentaba como Yoel. El otro día estando acá en Valpo, una amiga me presento como Joel, después yo por costumbre dije hola Yoel, y todos quedamos, pero bueno, como es al final.

Cuando escribo esto, no muchas personas saben que he vuelto, esto también se debe un poco a que mi alma todavía está en Venezuela, recordando personas con las que compartí en Colombia, Uruguay, historias de Perú, en fin. Estas dos semanas que me tome para iniciar otro proceso del viaje, como ya dije el de integrar información que no se va a terminar en este periodo, y que también aproveche para viajar por Parral, Santiago, Isla de Maipo y Valparaíso, viajar por Chile.

Volver cuando lo pensaba, se veía como una de las cosas más difíciles, reconozco que me daba miedo solo pensarlo, pero gracias al viaje, que me entrego todo para que volver fuera bien positivo y tuviera un sentido, es que ahora estoy de vuelta en tierras familiares.

Con esto el viaje no se acaba, es solo otra parte de él, otro proceso. Quizás ahora las circunstancias me van a permitir hacer o retomar cosas que por el movimiento no podía hacer, me voy a dar cuenta de aprendizajes que estaban bien al fondo de la mochila y voy a tomar todo lo necesario para cuando llegue el momento, volar y caminar nuevamente por caminos desconocidos cuando la energía de viaje vuelva a vibrar con todo su movimiento.

SAM_1336

SAM_1334

7 thoughts on “El Proceso de Volver

Leave a Reply